DSC02620

Desde tiempos remotos, la Gallina de Mos llenó el agro gallego criándose en total libertad. Sus productos eran exportados a muchos de los mercados de la Península, principalmente a Madrid y Barcelona.

En el año 1936 comenzó un programa de selección de la raza y se le dio anecdoticamente el nombre de Mos, ya que fue en la parroquia de San Xiao de Mos, en el ayuntamiento de Castro de Rei, provincia de Lugo, donde se compraron los primeros huevos para incubar para realizar el proceso de uniformidad.

En las primeras décadas del sigloXX, la raza continuó teniendo la importancia que tenía años atrás. A partir de los años 60, la entrada de cruces de gallinas muy seleccionadas genéticamente provocó el progresivo abandono de su cría, situándose al borde de la extinción.

En la última década, los esfuerzos de la Administración gallega y de la asociación de avicultores de la Raza Gallina de Mos (AVIMOS) están permitiendo su regreso con fuerza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*
*
Website